domingo, 16 de septiembre de 2012

No me gusta

No me gustan los domingos. Aunque ahora no trabajo, me entra un síndrome contagioso de la gente que me rodea. Y es que,  de tanto oír a los demás, una se mimetiza con el ambiente.
Cuando iba a clase,  las noches domingueras me entraba una especie de ahogo que me cerraba la boca del estómago que ha perdurado a lo largo de mi vida. Una especie de miedo escénico lunatico-lunero, reminiscencias de esos días de colegio en los que aquella monja me aterrorizaba con sólo mirarla.
Creo fervientemente, que además del contagio social, aún perdura en mi algo de aquel pánico monjeril.
Así pues, dos gallifantes para el post....no me gustan los domingos.....ni las monjas.

2 comentarios:

  1. A mi las monjas tampoco!!
    Besos
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Pobretas ahora parecerá que son satánicas. Vamos a romper una lanza por esas monjitas buenas, que también las hay. Yo conocí varias que eran muy pegonas, pero vaya, que no todas lo eran.
    Besitossh

    ResponderEliminar