jueves, 16 de mayo de 2013

Diario de....un parto

Hoy es 16 de mayo de 2011, me quedan cuatro días para salir de cuentas y estoy...cansada y no solo por el tonelaje que llevo encima que también. Estoy cansada de tanta urgencia, de tanta ida y venida, de tanta queja........

No aguanto más, estoy hinchada como un globo aerostático, casi no se me ve ni el cuello, los pies son amorfos y no me entran nada más que en las chanclas y mal, al menos hace bueno para poder llevarlos al aire. Cualquier día reventaré igual que el Machichaco.


Mañana tengo mi segunda consulta en patología gravídica, mi embarazo se ha vuelto de riesgo pero no ponen ningún remedio. En un embarazo normal, mañana yo tendría mi primer PT, y llevo más de treinta, es agotador. En un embarazo normal, yo llevaría de baja desde el quinto mes, y aún sigo trabajando, eso no es agotador, es inhumano, ser autónoma es una de las cagadas de mi vida.
Son casi las cinco y tengo que abrir la tienda. De camino tengo que parar en la de mi padre, nada más entrar, voy corriendo al baño a vomitar. Que día más raro tengo hoy, bueno, más que de costumbre...los ardores ya son insoportables, me levanto de la cama con ellos y me acuesto de igual manera. El Alken no me soluciona nada, lo único que consigue es que, en cuanto lo huelo me den arcadas. El día que me levante y no tenga ardores me va a parecer hasta raro.

Llevo días con contracciones. Cuando empezaron un rayito de esperanza se abrió en mi horizonte, pero duran diez minutos, y se paran, bueno es lo que dijo la matrona que sucedería, y que un día esas contracciones ya no pararían, no veo la hora, pero cada vez son más fuertes.

Son las once de la noche, vuelven las contracciones. Llevo un rato mirando al oscuro techo, y las contracciones están durando ya bastante rato. Aún son espaciadas, pero los diez minutos se han convertido en una hora....y son molestas.
Se va a meter en la cama, pero no le voy a decir nada de momento. No quiero perturbar a nadie por nada hasta que esté muy segura, oiría algún tipo de queja sobre los sofás del hospital y ahora mismo no me apetece.

Madre mía, son las dos de la mañana y ésto no para. Cada vez son más seguidas, creo que ha llegado el momento de decir algo.
Es la escena típica de las películas, tu tan tranquila y el....pfff ni que fuera a parir el madre mía.
Hay que llamar a mi madre, si no lo hago, me matará. Tenemos que ir a buscarla, es media hora de camino más y esto ya duele.

La carretera está vacía, y las casas parecen deshabitadas, todo está oscuro, todo el mundo está relajadamente dormido, y a mi....me duele, intento respirar como nos enseñaron, que bobada, respirar no evita el dolor cuando viene una.

A los pocos minutos de salir de casa nos para la guardia civil, genial. Se han cruzado con nosotros y han dado la vuelta...tan deprisa íbamos??? Creo que éste hombre no se cree mucho lo del parto inminente, a pesar de mi enorme barrigón, pero no nos han parado por ir deprisa, sino por las luces, dice que iluminan poco...y a mi que carajos me importa!!!!!!!!!!!
No nos dejan ir a por mi madre, nos van a escoltar, quequeque?????????? Tengo que volver a llamarla para explicárselo, es increíble pero es así, de repente me autotransporto al rodaje de Torrente, es subrealista. Ponen los rotativos y nos hacen seguirlos, y cuando llegamos a la ciudad, nos saltamos todos los semáforos, bueno al menos rápido llegaremos.
Uno de los guardias entra en urgencias, y al momento sale con una silla de ruedas como una exhalación, a mi esto me da más vergüenza que otra cosa eh. Cuando entro, las enfermeras y celadores me preguntan quien soy yo, y que he hecho, madre mía....ir con pocas luces!!!!

Me hacen una exploración, solo he dilatado un centímetro y con eso no es suficiente, me hacen un PT y al terminar, me dicen que me vuelva a casa, con tan poco dilatado no hay ingreso hospitalario. Madre mía, son las tres de la mañana...y ahora como le digo a éste que hay que volver para casa? Cuando entro en la sala de espera, está allí mi madre y entonces lágrimas de culpa brotan de mis ojos sin previo aviso. Pero yo no tengo la culpa!!! que me está pasando?????

Las contracciones son muy seguidas, pero no son efectivas parece ser, así que me tengo que chupar el dolor, hasta cuando? cuanto tiempo durará esto? llevo cuatro horas para un centímetro!!

A la entrada del pueblo, están los guardias, al vernos nos paran para preguntarnos, menuda odisea.
El ceporro este entra por la puerta y corre a la cama como alma que lleva el diablo, no se puede ser más insensible. Mi madre se queda conmigo, que no haría una madre por una hija. Me pone agua para que me meta en la bañera, dicen que eso relaja, y si bien no parece que estoy nerviosa, quizás eso me ayude a sobrellevar el dolor. Pero no lo hace, no consigo nada. Ella me seca, me viste, y me lleva al sofá donde me agarra la mano con cada contracción cada vez más fuerte, y veo en la expresión de su cara el sufrimiento. Su hija, está pasando un mal trago y nadie puede aliviarlo, ni siquiera ella, y el dolor también se hace palpable en su cara. Y eso me irrita aún más si cabe, los ronquidos se escuchan como un motocarro, tan tranquilo, dormido como un tronco.

Conforme pasan las horas, mis gritos de dolor se hacen cada vez más fuertes, las contracciones son cada tres minutos, pero no sabemos lo que he dilatado, y mi madre se muere de la impaciencia. Creo que no soporta más verme sufrir. Así que, cuando dan las siete de la mañana y faltan escasas dos horas para mi consulta en patología, volvemos a entrar por la puerta del hospital.

9 comentarios:

  1. Yo tuve "la suerte" de ingresar por rotura de bolsa y ahi aunque no hayas dilatado ni tengas suficientes contracciones ya si que te quedas ingresada y no sales de ahi sin el peque en brazos.
    Del ceporro que duerme a tu lado que te voy a decir.. me parece un poco impresentable.
    Un besito y mucho animo.

    ResponderEliminar
  2. Claro, es lo malo que tuve yo, que no rompí así que...el protocolo!!!
    Mañana tendremos otra entrega que como has podido leer...no terminó esa noche!! y el ceporro se cubrió de gloria, palabrita...ay! lo que aguantamos las mujeres no lo sabe nadie!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. A mí me quedo esperando la siguiente entrega!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana a las nueve en punto...sale del horno la siguiente (vete a la cama por favor...jajajaja)

      Eliminar
  4. Me encantan tus historias...sigue contando por favor!!!
    Besitos, Angela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te puedes imaginar lo que me anima a seguir eso!!!
      Besitos!!

      Eliminar
  5. Esto es lo que pasó durante toda esta noche hace dos años....mañana...seguimos con lo que pasó mañana...hace dos años jejejeje (bueno ahora me rio, a estas horas no me reía tanto ya entonces, porque ya estaba empezando :S )
    Aún me sorprende que con las parrafadas que me marco lleguéis hasta el final!!! jajaja

    ResponderEliminar
  6. Joder con el barrigón y lo que estabas pasando y encima currando. Ahora lo de la Guardia Civil muy fuerte jajaja. Ya quiera Santiago Segura para él, el guion de todo lo que a ti te ha pasado. Joder tenía para hacer tres películas más de Torrente. Bueno y el asunto todavía no ha terminado. A esto en algunos sitios cuando la cosa se complica tanto creo que le llaman "el parto de la burra". jajaja.

    Besos Lois.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de la burra no se...pero parto muy burro si!!!
      Te confieso que mi madre siempre dice que nuestra vida daría para una telenovela UUUU dos...y lo que faltará por venir desgraciadamente.....en fins
      Lo de la guardia civil fue de traca...pero lo más peliagudo es que al guardia lo conocíamos y no precisamente de buenas maneras, lo que pasa es que ese capítulo no lo he contado en el blog....tal vez lo haga próximamente....
      Muchos besos Rafa

      Eliminar