sábado, 18 de mayo de 2013

La felicidad sí tiene cara

Es la una menos algo, ya es 18 de mayo. Hace un momento el médico que a las cuatro de la tarde hacía suposiciones sobre mi útero, ha decidido que ahora si que es pequeño, y que habrá que hacer una cesárea de urgencia.
La gente en ocasiones, ve las cesáreas como un mal final, como una tragedia porque no termina todo en parto natural. Yo lo veo como el punto final a un día horrible que quisiera olvidar, así que me da igual cesárea, o que me digan que me la sacan por la boca, lo que quiero es que termine.
Y desde ese momento en que el buen señor se decide, todo ocurre muy muy rápido.
Da el pistoletazo de salida y las enfermeras entran en modo "carrera de fondo". Cuando voy en la camilla, una cabeza del revés me saluda desde arriba, es mi ginecólogo!! y estallo en lágrimas por saber que alguien cercano estará conmigo en ese momento en el que tengo tanto miedo. No he dejado de temblar desde que dijeron que ya era la hora, jamás había temblado así...me muevo como si tuviera convulsiones!
Ya estoy en el quirófano tumbada, cuando la chica me empapa de betadine.

yo pero no me vais a anestesiar antes de cortar?
ella- cómo?? pero estás notando lo que te estoy haciendo???
yo- pues si, llevo todo el día diciendo que estoy notando absolutamente todo
ella- pero si tienes la epidural!! como es posible?? -revuelo en el quirófano- a esta chica hay que volver a anestesiarla.

El médico que ya estaba con sus manitas preparadas a mi lado, vuelve a salir del quirófano, y entra el anestesista, y por tercera vez, me vuelven a poner la dichosa inyección. Esto si que es lo que debería haber sido, me hace efecto tan rápido que ni siquiera puedo subir las piernas de nuevo a la camilla. Y entonces todo se tapa. La matrona me pone una especie de calentador, y de repente, dejo de temblar. Me coge la mano y habla en todo momento conmigo, relatándome como va la cosa, y es en ese momento cuando la matrona me dice las palabras mágicas...

YA ESTÁ, TU BEBÉ ESTÁ FUERA

La una y veinticinco de la mañana, que poco ha tardado todo. No la oigo llorar, esperaba un estallido de gritos. Sólo oigo un tímido quejido, y al momento una enfermera me enseña una cosita tan pequeña y sucia que no puedo creerme lo que estoy viviendo. Está ahí, es ella!!! las palabras se hacen realidad MI HIJA. Y yo lloro...de felicidad, de cansancio y no se ni de que...pero lloro...
Pero como tienen que coserme, se la llevan y ni siquiera puedo darla un beso, pero ya está aquí!!!
Mi ginecólogo está presente cuando la limpian y la pesan y toda la parafernalia, lo veo desde lejos. Así que se arrima a mi y me cuenta que está perfecta, y que ahora se la llevan con el padre.
Y yo me sumerjo de inmediato en un sueño que no sé ni como ni cuando llega, pero cuando me despierto, todo es confuso. No sé como he llegado a esa sala que está oscura, oigo a dos enfermeras charlar y pregunto la hora. Han pasado más de dos horas, he estado durmiendo, bueno falta me hacía pero quiero verla!!!
Un Nenúfar aún sin bañar...pegotillos bajo la nariz
Cuando me suben a la habitación el que ya es papá Nenúfar, está contemplándola en la cunita. Estamos solos, me asomo y veo la cosita más linda que me hubiera podido imaginar, y me cuesta darme cuenta de que esa vida tan indefensa, ahora depende de mi, como es posible, es una maravilla!!!
Todo ha terminado, y todo empieza ahora....es una espiral de sensaciones muy raras. Y por primera vez me doy cuenta de que...no tengo ardor de estómago!!!!!! a cambio tengo una hija...una hija...una hija (me lo repito mentalmente, con afán de darme cuenta que es verdad)
Y además tengo otra cosa....una barriga amorfa y flotante! claro, quien había dicho que a las horas de parir tu barriga vuelve a estar planita...nadie. Parece como si aún estuviera embarazada, pero con una horrible sensación de vacío dentro de toda esa piel bailonga.

Ahora no quiero nada más que mirarla, no quiero mares de hormonas que me distraigan de lo verdaderamente importante...que eres tu, mi Nenúfar, mi vida, mi espiral donde gira mi mundo entero.

A una hora decente, por fin me decido a llamar a la recién estrenada abuela Nenúfar. Se que se va a enfadar, porque ella quería estar aquí cuando todo ocurriera, como estuvo su madre con ella las dos veces por las que tuvo que pasar por esto. Pero, ayer ya hizo bastante, pasó muchas horas sin dormir a mi lado, muchas horas sentada en una incómoda silla, sola, esperando un desenlace que no ocurrió como todos hubiésemos querido. Pero ahí estuvo ella,  decidida a quedarse hasta el final. Efectivamente (la conozco como si la hubiera parido yo a ella), ocurre lo que me esperaba, una serie de improperios hacia el ginecólogo que la dijo que no iba a ser esta noche, pobre...si la escuchara pediría una orden de alejamiento.

Su siguiente reacción es preguntarme a lo José Luis Perales...y como es? En este caso, que se le responde a una abuela primeriza? PRECIOSA MAMAAAAA. Que madre en su sano juicio, no ve a su pequeñ@ la cosita más maravillosa del mundo mundial?.
Dos horas más tarde, entra la abuela como un huracán por la puerta, con una sonrisa que le da la vuelta a la cabeza, y cuando se arrima a la cuna, veo como se la pone la piel de gallina. Este momento, prometo que lo guardaré toda mi vida en mi cofre de tesoros cerebrales.

Y ahora cojo el Delorean, y vuelvo al presente y veo con orgullo de madre a la que ya todos los dolores le han quedado muy lejanos, que te has convertido en una Nenufarilla de dos añitos ya!!
Como pasa el tiempo....mi pequeño trastillo, estoy feliz de tenerte a mi lado.


10 comentarios:

  1. Feliz cumpleaños Nenufar!!! Al final tanto sufrimiento tiene recompensa. Tus historias son geniales consigues que el lector las viva en primera persona. Enhorabuena!!
    Besitos. Angela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angela!! si, la recompensa tarda en llegar pero llega ejejeje
      Jo no sabes lo que me alegran tus palabras...es que todavía no puedo creerme que haya gente a la que le guste mi manera de escibir, a veces pienso que meto unos tostones de campeonato.
      Muchos muchos besucos!!

      Eliminar
  2. QUé bonita tu experiencia de convertirte en mamá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final si, desde luego...es atómico cuando ves a tu bebé en este mundo y sana....es indescriptible. Ya te tocará ;)
      Muchos besos

      Eliminar
  3. Que me has emocionado con el post! Que bonito y que alegria!
    Muchas felicidades a tu pequeñina!
    Un besito muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ooohhh!! :) pues me alegro de haberte transmitido precisamente el sentimiento que yo tenía en ese momento...
      Muchas gracias de parte de Nenúfar...y otro besazo enorme para ti corazón!!

      Eliminar
  4. QUE BONITO!! muchisimas felicidades a tu princesa preciosa!!
    cuando una no es madre, mira a las mujeres que ya lo són como si ser madre fuera "moco de pavo" como decimos en casa... pero ser madre es algo taaaan grande, gratificante y bonito, que no se puede expresar con palabras :)

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! de verdad que si, no es moco de pavo, y cuando estamos embarazadas no sabemos a lo que nos enfrentamos, hasta que nos encontramos con el churumbel en los brazos jejeje pero es mágico...y toda la razón, gratificante como poco...
      Besucos!!

      Eliminar
  5. Bueno felicidades, y me alegro que después de todo, todo saliera bien, y al menos en esta etapa de tu vida acabarás con esos malos ratos.

    Besos Lois.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! es genial el momento de ver a tus churumbeles verdad? se te olvida todo...
      Muchos besos

      Eliminar