miércoles, 19 de junio de 2013

La Cuna



Mis padres compraron aquella cuna cuando yo nací. Mi madre me contaba anécdotas en las cuales era una silenciosa espectadora de madera para mis travesuras.

Te tiraste toda una jarra de miel encima, estabas en la cuna y la jarra en la repisa de al lado, también te dedicaste a mordisquear los barrotes cuando te salieron los dientes.

Y era verdad...allí estaba la prueba. Después de mi, le tocó a mi hermano, y posteriormente, se la dejaron a unos amigos que la pintaron de blanco.
Aquella ya no era la cuna verdadera de madera de caoba, y me producía mucha tristeza verla pintada de blanco, destrozada a mis ojos. Así que, cuando me dieron la noticia del nacimiento de la que iba a ser mi ahijada, cogí la cuna, y la restauré por completo. Fue un duro trabajo, pero la recompensa estaba ahí, volvía a ser la cuna que yo recordaba, aunque sin la huella impasible en el tiempo que dejaron mis primeros dientecitos.

Siempre había querido tener una niña. Era mi sueño. Cuando se cumplió, mi primer pensamiento fue para la vieja cuna, que ahora cogía polvo envuelta en un plástico, olvidada en el garaje.
Era el momento, era mi ilusión, mi cuna, en la que había reposado plácidamente en mis primeros sueños de bebé. Y ahora, era mi hija quien estaría tumbadita allí...en aquella especie de santuario del descanso, mi mente lo había convertido en eso, todo un símbolo para mi.

Pero gracias al tamaño de las habitaciones de estos minipisos que la vida nos ha concedido, y al tamaño considerable de aquella cuna, aquel sueño de ver dormir a mi hija en ella, se desvanecía. Era imposible encajarla de ninguna manera en mi habitación. Así pues, mi padre, nos dio la solución...el haría una cuna nueva del tamaño que necesitábamos.
No podía creerlo, aquello si que me hacía ilusión...una cuna hecha por mi padre especialmente para mi hija. Y no solo eso, decorada por mi madre con el nombre de mi pequeña. Quedó preciosa....y ahora, había dos cunas que formaban parte de nuestra historia.
La grande, quedó en casa de mis padres y allí sigue instalada, para que mi pequeña siga echando sus siestas en ella.

El final de la cuna...el origen de una nueva etapa:
Me habían hablado algunas mamas, del momento de sacar la cuna de su lado, había de todo. Desde la que desde el mismísimo comienzo tenía la cuna en el cuarto del bebé, hasta la que con un año lo había pasado, o a los pocos meses o incluso los que dormían juntos...pero a Nenúfar le faltaba un mes escaso para cumplir los dos años y yo, seguía sin estar preparada para llevarla a su habitación. No era solo eso, quitar la cuna de allí, era para mi una especie de símbolo de "destete", sentía que arrancaba a mi niña de mi lado y no me sentía bien. Pero la evidencia me decía, que aquella niña era ya demasiado grande para una cuna tan pequeña, y había llegado el momento de dejar volar a mi bebé, aunque fuera a la habitación de al lado.
Y la experiencia, fue muy beneficiosa para ella, la encantaba su cama de mayor (aunque la primera noche yo no pegara ojo, e incluso mirara aquella cuna vacía en la penumbra, y una lagrimilla hiciera puenting sin permiso). 
La cuna siguió a mi lado unos días, quitarla era admitir que mi pequeña había crecido, que ahora era toda una bebelescente y necesitaba que su madre empezara a admitir que este trayecto era indispensable.
Los días hacen costumbre, y Nenúfar continua encantada, y mama...se ha aclimatado a esta nueva situación.

El amor a  un hijo no se mide por lo cerca o lo lejos que duerma de ti

43 comentarios:

  1. ¡Qué bonito lo cuentas! Por una parte es precioso que tu bebé duerma en la misma cuna que tú, pero el mismo valor tiene que duerma en una que le ha hecho su abuelo y decorada por su abuela. ¡me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi corazón el que ha escrito :) y es que tengo un defecto, a veces me aferro, o aferro mis recuerdos y sensaciones demasiado a cosas materiales, pero así soy, y así me tengo que querer ;)

      Eliminar
  2. Eso no es nada malo... mientras existan los recuerdos... estamos salvados

    ResponderEliminar
  3. Nena... te quedó precioso... de sólo imaginar las cunas (la tuya y la de Nenúfar) me muero de amor...

    Y el final con broche de oro... yo también sufrí cuando Muriel empezó a dormir en su habitación pero la veía cómoda y plácida... a veces soy yo la que necesita dormir con ella... son las alas que nos cuestan horrores...

    Me quedo con esa frase: El amor a un hijo no se mide por lo cerca o lo lejos que duerma de ti

    Besucotes gigantes hermosísima... loviuu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última frase es un guiño a tu post del otro día. Si hija mía esas alas invisibles son difíciles de descoser ainnnn
      Me alegra que te haya gustado ;) loviuuuutoooooooooo
      Besucos guapa

      Eliminar
  4. que lindura, me imagino que nenufar compensará esa lagrimita escapada con felicidad y energía de haber descansado plácida en la noche :-D
    besos
    @mamiandbaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si...duerme como un ángel y a los dos días se me quitó la tontuna eh, ahora ya vuelvo a ser persona adulta jajaja
      Besos guapa

      Eliminar
  5. Ohh...qué bonito!! Me gusta mucho como lo has contado, con muchísimo sentimiento sin rozar, ni de lejos, la cursilería. Sí, ya me ves, ahora me he vuelto de pronto crítica literaria, jeje. Como todos tus post... Ole!!
    Besitos. Angela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos un pequeño crítico en nuestro interior en la medida que nos gusta lo que leemos, así que...me encanta que comentes con tanta precisión jijijij
      Sobre todo me encanta porque veo que he transmitido lo que quería ;)
      Achuchones y besitos corazón!!

      Eliminar
  6. Genial! A nosotros aún nos queda un par de años para usar la cuna de los peques. No la podremos guardar, ya que es físicamente imposible, pero si me gustaría poderla transformar en algún otro mueble que los acompañara durante años y significara algo para ellos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería estupendo!!! yo la he guardado por si algún día tengo una nietecilla nenufarilla que pueda usarla :D
      ohhh lo que yo lloraría si vieran esos mis ojillos XD
      Besucos

      Eliminar
  7. Precioso... Me ha encantado ese conexión que has hecho de la cuna y el origen de cada uno, el símbolo de una estirpe en un objeto que además sirve para dormir y SOÑAR. Como dices, el paso de la cuna a la cama representa el inicio de la etapa bebelescente... una especie de destete, pero también la satisfacción de que crecen felices, independientes y fuertes.

    Enhorabuena, una semana más... Uffff, el día que tengamos que votar las mejores letras y asignar sillas de honor... Va a estar muuuuuy complicado! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las llevarás tu todas de calle!!!!!!!!!!!! que sepas que he añadido a mi vocabulario los huevarios eh!!!
      Yo no he tenido que destetarla en el sentido estricto, pero esto ha sido lo más parecido, luego vendrá el cole :S y todo serán pequeños pasitos que se que me costarán horrores, pero que tienen que pasar porque así es la vida. Ain niña que me pongo de un sentiñoño que pa que!
      Besotes guapetunia ;)

      Eliminar
  8. Que historias más tiernas que relatas "joia".

    Besos Lois.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo iban a ser penurias no? sino acabaríais por llamarme vinagre!! y son más bonitas las tiernas....
      Besos guapeton

      Eliminar
  9. Qué historia tan preciosa y cuánto valor tiene esa cuna hecha por tu padre! ¿No nos enseñas una foto? ¡Me encantaría verla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El handmade llevado a extremos jajaja pues tengo alguna foto pero no se ve entera y ahora está recogida, pero si te hace ilu....pondré alguna, pero no te vayas a esperar una cuna de tornos repujados eh!! que es bien sencillita...

      Eliminar
  10. Qué bonito!! La historia de tu cuna, la de tu hija, y ese momento en que se va a la habitación de al lado...buf...yo también lo pasé mal.

    La frase del final me ha encantado, así lo siento yo también, ya sabes que tenemos que darles alas también.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay es que cuesta hacerse a la idea de que nuestros bebés empiezan a hacerse mayorucos...nunca pensé que me fuese a costar tanto, porque yo era de esas que primero decía...yo? a los pocos meses a la habitación suya jajaja y tardé dos años!! cuanto echamos la lengua a pacer que se dice en mi tierra jus!
      Me alegro de que te haya gustado, un beso guapa

      Eliminar
  11. Me ha gustado un montón este post :) Me ha hecho mucha ilusión imaginar a tu padre haciéndole la cunita. ¡Qué lindo gesto!

    Un abrazo desde Budapest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si...la cuna de su nietecilla....es muy Heidi :D pero así soy yo....muy Heidi jajajaja
      Yo te abrazo desde Cantabria :)

      Eliminar
  12. Grandioso post!! me ha encantado... por ahora la cuna del nene que es una cama a la vez sigue en su habitación sólo para alojarlo despierto de a ratos... el corral vacío al lado de nuestra cama y él con nosotros en nuestro lecho... te aseguro que sentiré algo más o menos así más adelante; mi abuela dice que al año ya puede dormir solo en su camita, yo no me atrevo a dejarlo todavía. Vamos a ver cuando sucede. Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas prisa....hazlo a tu ritmo y cuando te veas mas o menos preparada
      Besines

      Eliminar
  13. Un post preciosa. Muy bonita la historia de las cunas en tu casa y la frase del final muy reconfortante. Yo al mío lo puse muy prontito a dormir en su cuna grande en la habitación porque en la minicuna con nosotros no cambia bien, y siempre me siento un poco mal por separarlo tan pronto.
    Un beso y buen finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que las circunstancias de cada cual son las que son no? y nadie tiene por que cuestionarlas...nos sentimos mal porque somos ñoñas...pero el seguro que estaba tan pancho, como la mía!
      Besucos y buen finde!

      Eliminar
  14. una historia preciosa. Me ha encantado.
    Que distinta soy de ti... yo no pude dormir con mis peques al lado... esos ruiditos que hacen los bebés no me dejaban, jajajaja y mira que yo duermo... ;) En cuanto pude los desterré a su cuarto... pero no me lo tengas en cuenta, por fa. A pesar de eso, me han salido muy bien. :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero como te lo voy a tener en cuenta mué!!!!!!!! oye, cada una es como es y ni yo soy mejor que tu ni al revés...faltaría más!!
      A mi al principio tampoco me dejaba dormir...los ruiditos y los llantos de los cólicos jeje, luego me acostumbré y como ella a penas se movía, dormía super bien con ella al lado. Aquí la ñoña soy yo, que me costó meter a mi hija en la habitación de al lado! ni que la estuviese echando de casa jajajaja
      Yo soy la primera que dice que el cariño no depende de lo lejos que duerman...ya lo has visto
      Besotes!!

      Eliminar
  15. Es difícil tomar la decisión de pasar al bebe al lado pero no nos queda mas remedio que verles crecer y acompañarles siempre.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado leer tu historia de la cuna! Mi bebé también uso la mini-cuna que usé yo cuando nací en casa de mis padres y hace una ilusión especial! Y tus cunas son realmente únicas! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu sabes bien de lo que hablo entonces ;) es tan especial....Besitos

      Eliminar
  17. qué historia más bonita!!!! es duro ver cómo los hijos van pasanso etapas y se hacen mayores... pero es inevitable!!!!

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hacen viejunas jajajajaj y encima ver como cada vez nos necesitan menos....ain
      Besos!!

      Eliminar
  18. Ooooh... ¡Qué buen final! Me ha hecho recordar a cuando Pichu, de ahora 3 años y medio, durmió por primera vez en su cama de mayor... No fue sólo una lagrimita, no... Jejeje!
    Y en el caso de mi segundo tesoro... Ahí está la cuna, de adorno en la habitación de su hermana, mientras yo disfruto de mi lactancia y mi colecho a tope ;-)
    Bonita historia y bonita reflexión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu le has dado a las dos facetas...así no te quedas sin probar di que si ;)
      Gracias por tus palabras
      Abrazos!!

      Eliminar
  19. Tienes toda la razon nenufar...! no se mide ..!
    recuerdo mi cuna... q despues fue de mi hermano... no se q le paso pero hubiera encantado q fuera de nico... aunq creo q casi no la hubiera usado jejejeje
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se mide, y lo que menos menos es que NADIE TIENE DERECHO A MEDIRTELO sin conocerte si quiera verdad? eso me molesta cantidad
      Besos guapa

      Eliminar
  20. Me encanta como lo has contado, ese símbolo de cuna y bebé. Mi hija duerme en la cama conmigo y a veces, se da la vuelta y se pasa a su cuna, que tengo adosada a mi cama. Y no puedo pensar en el día en que quiera irse a su habitación
    Crecen taaaaan rápido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. demasiado rápido....tan rápido que parece que ni te enteras :(

      Eliminar
  21. Qué bonito que conservaséis (conservéis) tu cuna tanto tiempo! Y todo un detallazo de tus padres el hacerte una cuna especialmente para Nenúfar! Es que hay abuelos que lo dan todo por sus nietos.
    Hoy es la segunda vez que leo un post sobre el paso de los peques a las camas de mayores, y no sé cómo lo llevaré cuando me toque. Supongo que soltaré alguna lagrimilla como tú.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es bonito, por eso yo ahora, guardaré la de Nenúfar para que ella en su momento si quiere, pueda usarla.
      No te voy a decir que tranquila....porque se lo que yo he pasado, pero sabemos que es algo que tiene que pasar, y lo que si te puedo decir, es que serán dos días...hasta que veas que le das tu más importancia de la que le dan ellos...
      Besos

      Eliminar
  22. Preciosa metáfora de lo que supone crecer y dejar de ser bebé... Me ha encantado esta entrada. Y es cierto que cuando los hijos dejan la cuna, dan un paso simbólico importante hacia su "independencia"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es uno de los primeros verdad? el siguiente es el pañal y ese me tiene loca :S
      Besos

      Eliminar