sábado, 28 de diciembre de 2013

La Pequeña Princesa en Cinema Paradiso

No podía empezar este post de otra manera...compartiendo con tod@s vosotr@s la ternura que esta gran película infantil me produce. La vi con siete u ocho años por primera vez, recuerdo aquella mañana con toda claridad. Llevaba años pidiendo un disfraz, pero, por aquellos tiempos,  no teníamos todo lo que queríamos ipso facto como ahora. A mi me lo hicieron sudar. Quería mi disfraz de princesa.
Fueron mis abuelos paternos, los que por fin soltaron las tres mil pesetas que costó, y yo me sentí bien. Exactamente como lo que quería, como una princesa, probándome todos aquellos vestidos diferentes. Aún puedo recordar el amarillo con pamela a juego, muy Scarlatta O'Hara. Pero yo me decanté por el azul...
Antes de llegar a casa, como todos los fines de semana, mi padre hizo parada en el videoclub, y para cuando llegó, yo ya estaba sentada en el sofá con mi vestido puesto. Y entonces se completó el circulo. A mi padre se le había ocurrido la genial idea de coger "La Pequeña Princesa" y yo ataviada como tal, me dispuse a verla. Lloré, reí, soñé como niña que era, pero sin pararme a analizar en los sentimientos que en la película circulaban, como lo he hecho esta última vez, con ojos de adulto.




Sinopsis: Ambientada en la Inglaterra victoriana tenemos la historia de Sara Crewe, una pequeña que vive con su padre, casi toda su infancia en la India gozando de una buena posición social.
El capitán Reginald Crewe debe marchar a la guerra, pero quiere asegurarse de que su “princesita”, huérfana de madre, quede en buenas manos hasta su regreso. Con plena confianza y dispuesto a pagar lo que sea necesario, la deja en el internado de Miss Minchin en Londres, pero jamás pasa por su pensamiento que la vida podría dar un extraño giro, cuando su nombre aparece en una lista de combatientes fallecidos. Miss Minchin sin piedad alguna, relega a la pequeña a una oscura y sucia buhardilla.


Crítica: Lo fascinante de esta película, es la constancia de una niña, que después de tenerlo todo y vivir como una princesa, de repente se queda sin nada, hasta lo más preciado para ella, que es su padre. Pero lejos de caer en los brazos de la desesperación, vive su nueva situación con esperanza, la que le infunde el convencimiento de volver a ver a su padre con vida. Resistencia, fe y amor, son los grandes potenciales de Sara, que demostrará que cuando hay constancia, se mantiene viva la esperanza que nos alienta; que cuando se tiene fe, sustentada en la guía de la intuición, hay muchísimas probabilidades de que estemos en lo correcto; y cuando se tiene amor, el universo atraerá a las personas que servirán de apoyo para que podamos seguir adelante, como a la pequeña Becky.

Sara y la pequeña Becky
Miss Minchin (la Rottenmayer londinense) es ejemplo de la hipocresía y el oportunismo que flota alrededor del mundo. Es todo bondades mientras hay abundancia, pero su lado oscuro sale fácilmente a flote cuando entiende que hay carencia. Al contrario, y por fortuna, su hermano Bertie es todo corazón… y quizás sirva de aliento a la pequeña Sara, quien no se resiste a perder a su padre aunque todos la dijesen que estaba muerto. 
Lavinia representa la envidia en todo su esplendor. No me digáis que ante una persona de ese calibre, alguna vez no habéis tenido la tentación de tirarle todas las cenizas de la chimenea encima!! (o lo que tengáis a mano vaya...
Creo que Walter Lang, logra en esta película un gran atractivo visual, una situación realmente conmovedora para el espectador, y un despliegue de cualidades, de las más buenas, a las más mezquinas, que plasman a la perfección el mundo en el que vivimos. 
Respecto a la interpretación de Shirley, en honor a la verdad no es que los niños me gusten demasiado en el cine, ya que, sea quien sea el interprete, a mi, me parecen sobreactuados. Pero no es algo que piense únicamente de Shirley, es en general.

Frase mítica: "Que te vaya bien, vejestorio" 


Anécdotas y curiosidades varias:

La Pequeña Princesa forma parte de una trilogía infantil (junto a Pequeño Lord y Jardín Secreto), con la que la escritora anglo-americana Frances Hodgson Burnett brindó a los jóvenes del mundo, un acerbo de experiencias que ejemplarizan los valores que hacen posible enfrentarse a las vicisitudes a las que quizás, un día, nos veremos abocados.


El título original "The Little Princess" contó con la productora 20th Century Fox. En su reparto como actriz principal Shirley Temple, una de las primeras niñas prodigio  que creó la industria del cine americano. Como casi todas las películas que rodó la pequeña de los rizos dorados, la película es muy aleccionadora respecto a los valores humanos.

Como curiosidad sobre Shirley, podemos añadir que estuvo a punto de protagonizar la mítica "El Mago de Oz" (que comentaremos precisamente en un par de días), de no haber sido porque Judy Garland se cruzó en este camino. Debido al desencanto por no haber sido finalmente la elegida, aceptó protagonizar "El Pájaro Azul", muy del estilo por sus efectos especiales y fantasía, aunque la película se convirtió en uno de sus más sonoros fracasos, la realidad es que Shirley estuvo espléndida con una interpretación más propia de un adulto, que de una niña tan pequeña.

Liesel Matthews en "La Pequeña Princesa" de 1995
En 1995 el director mexicano Alfonso Cuarón, reedita esta película con cambios importantes. La historia fue movida a Nueva York durante la primera Guerra Mundial, entre otros muchos cambios.
La actriz principal fue Liesel Matthews, que 
La película ganó el premio de Los Angeles Film Critics Association Awards, y en 1996 estuvo nominada al Oscar.




Escena de la reedición de 1995


Mi parte favorita: Es digamos, la escena que se me grabó en la memoria durante décadas, por su magia. Tras el sueño que Sara tiene en el que canta y es princesa, se despierta y su habitación se ha convertido en una acogedora y cálida estancia, en la que el fuego arde, está rodeada de preciosas telas y muebles, y hay una suculenta comida para paliar su hambre. La criatura lo primero que hace es llamar a su buena amiga Becky, y juntas disfrutan de todos los presentes.






Por supuesto, no cabe desmerecer el momento en el que se reencuentra con su padre, y si pudiera hacer una petición personal sería, que la película durara 10 minutos más, y el padre arrastrara a Miss Minchin de los pelos.



Y hasta aquí mi aportación al Cinema Paradiso, espero de todo corazón que haya alguien, a quien esta película le haya conmovido, o gustado, aunque sea un poquito!!!!!!!!!!!

Me contáis????

4 comentarios:

  1. No la he visto nunca ni había oído hablar de ella!!! Pero tiene muy buena pinta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que te voy a decir...creo que es la primera película clásica que vi en mi vida, y me marcó muchísimo. Creo que es una de esas películas..."obligadas" por la cantidad de cualidades y defectos de las personas que se nos muestran...es por así decirlo, un catálogo de bondades y maldades jejeje
      Te la recomiendo ;)

      Eliminar
  2. Lore... Qué análisis tan maravillosamente conectado con tu propia historia, tu momento princesa de la mano de tu padre. Personalmente, la película me conectó en su día con la imagen del padre adorado que yo no tuve porque el mío no es nada cariñoso, pero que viví a través de mi abuelo. La interpretación de la niña, que es puro ángel, me impresionó y cuando volví a verla hace unos días volvió a impactarme, quizá más, sobre todo en la escena que baila y desprende esa espectacular luz que tenía en la mirada y que la convirtió en un mito de la historia del cine.
    Lastimita que mis machomenes no aguanten ni tres minutos de esta peli... Si no quieren ni oír hablar de las monster jai... :(
    Un besazo y enhorabuena por el trabajo, linda mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes que honor el que precisamente tu, me digas estas cosas!! tu que eres mi punto de referencia!!!!!! Mi padre tuvo sus momentos....no era besucon, pero si muy detallista.
      Entiendo que tus machomenes no quieran verla jejejeje para los niñOs es un poco pastelosa, pero a mi me parece lo que he dicho en el comentario anterior...un buen catálogo de bondades y maldades, porque podemos verlas reflejadas todas. El momento baile con Bernie....maravilloso!!
      Que diferente es ver las películas con ojos de niña, a verlas con los ojos de la madurez verdad? (bueno madurez ejem ejem jjajaja)
      Un super beso!!!!!!!!!!

      Eliminar