jueves, 19 de mayo de 2016

Me rindo contigo

Siempre digo que cada libro tiene su momento. Que libros con los que hoy no puedes, apárcalos y déjalos reposar. Cuando llegue su tiempo, los leerás de un tirón.

A mi esto me pasó con Un Mundo Sin Fin —la segunda parte de Los Pilares de la Tierra—. Es un libro "tocho", y cuando mi marido me lo regaló, animado por mi fidelidad absoluta a Los Pilares, no pude con el. Era imposible, me superaba, y lo dejé en la estantería.
Años después —si años— volví a darle una oportunidad y zaska!! en una semana lo terminé. Me enganchó de tal manera que no podía parar.
Esto me ha ocurrido varias veces, y de ahí, mi frase "cada libro tiene su momento", porque tienen que madurar.

Obviamente, no sucede con todos. Hay libros que ni con maduración son tragables. Y lo siento por el que voy a presentar ahora como infumable, porque la escritora es española y —como ya me ha pasado con otro post— la escritora puede incluso leerme.

Hoy tiro la toalla con un libro. Un libro que a priori, me llamó por su portada y en el que precisamente, sus primeras páginas hablan de las primeras impresiones y lo que prejuzgamos a los demás. Pues si, yo prejuzgué positivamente por una imagen, y hoy puedo decir, que la cagué. No siempre detrás de una portada bonita, hay una historia preciosa, este caso no se corresponde.

Y como ésta es mi humilde opinión, seguramente habrá cientos de personas que opinen diferente, PERO, para eso hay tantos libros en el mercado literario, para que todos tengamos nuestra pequeña parcela de favoritos.
Desde luego en la mía, Reyes Calderón de momento, no ha entrado.


Tardes de chocolate en el Ritz, es una historia de dos mujeres que se conocen por casualidad en una embajada, y hasta aquí puedo leer. He leído siete capítulos, que son unas 54 páginas de 265 en total. Y aunque son pocas, el libro no es precisamente extenso como para que en ese número no me haya enganchado. Y te lo digo yo, que si un libro de este tamaño me atrapa, me lo leo en dos tardes —como me ha pasado precisamente con el que terminé antes de empezar este—.


El ritmo en la escritura me ha parecido monótono. Ni es una novela, ni es un ensayo, por eso no he encontrado una trama a la que engancharme porque la mayoría a mi entender eran divagaciones. Cierto que no le he dado más oportunidad, pero es que, lo he intentado en dos ocasiones y no ha habido manera.

Entre sus críticas, una dice que "apetece devorarla —la novela— como si de una novela policíaca se tratara", y yo digo...pocas novelas policíacas has leído tu.

Otra habla de prosa ágil e ingeniosa.....en fin....casi que me remito a lo dicho arriba, quien habla así no ha leído a otras autoras españolas INGENIOSAS con mayúsculas.

Y he leído bastantes que hablan de optimismo, y ahí ya, no te puedo ayudar porque a mi lo que me ha producido es un bajonazo por el fracaso de no poder con el.

Me da mucha rabia dejar un libro, no sabes cuanto, pero ya te digo desde ahora, que si yo dejo un libro a medias.....porque mira que algunos me ha costado y hasta mitad del libro no he sido capaz de engancharme, pero este....es que me ha sido imposible.

Por tanto, cero patatero para el.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que a veces cada libro tiene su momento...

    Aparentemente con este no me dan ganas de empezar! Gracias por la opinión.

    Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo devolví a la biblio dejé de sentirme un bicho raro, lo comenté con la chica, y me dijo que le había pasado a mucha gente, y que era un libro que no estaba teniendo nada de acogida.
      Feliz día!!

      Eliminar