miércoles, 28 de diciembre de 2016

52 Semanas para ser Feliz - 51

Y llegaron las navidades, arrasando cinturas —más si cabe—.  Yo tengo una debilidad....las torrijas, y seguro que es una debilidad compartida con much@s.
Mi madre las hace desde que yo no puedo ni recordar, y como curiosidad te cuento, que yo nunca las comía. Es más, las detestaba, me daban un asco que pa que. Hasta que me quedé embarazada....y comí torrijas hasta que me salieron por las orejas, y el gusto por ellas, me quedó de herencia. Que ya me va bien porque están riquísimas, pero mira, igual me iba mejor cuando no me gustaban, porque era un bocado menos que yo me llevaba a la boca en Navidad.
Que le vamos a hacer, es medio mes que todos nos ponemos como el quico, y mal de muchos.....en enero recortaremos —si es posible—.


A mi solo me queda, desearte felices fiestas!!!!

2 comentarios:

  1. Lo de la cintura mejor olvidarlo una temporada, que si no no se disfruta de la misma manera...
    Feliz 2017

    ResponderEliminar